Producir en el «Abismo»

Los ensayos comienzan cada mañana con una toma de temperatura. Ninguno decimos nada, ni bromeamos… bueno, sí que bromeamos pero con la boca pequeña, una vía de escape para liberar el miedo a la posibilidad de que alguno de nosotros tenga fiebre. No queremos pensar en un plan B… A día de hoy son tantos los riesgos que pueden detener la producción que la única salida es no pensar en ellos y seguir hacia delante. Cada día es una victoria, una suerte, un pasito en el abismo. Nuestra compañía no puede tener mejor nombre dados los tiempos que corren. Si producir teatro es siempre una aventura al filo de lo imposible, hacerlo en los tiempos del COVID es probablemente una temeridad. El equipo es consciente de ello. Quizá por ello nunca habíamos disfrutado tanto de cada ensayo, de cada prueba de luces, de cada nota de piano, de estar mientras se pueda.